Mi contacto con la empresa  L’estoc, fue a finales del año 2014, en la presentación de los proyectos finalistas  “Innovaciones para generar empleo verde para jóvenes y colectivos vulnerables”, organizado por Upsocial. En el evento, tuvimos la oportunidad además, de escuchar a L’estoc, a los otros dos finalistas: ‘La Colmena que dice si’, intercambio directo entre productores locales y consumidores, en el 2014 comenzaron a implantarse en España, en Francia existen ya cerca de 400 Colmenas. Y ‘Terre de Liens’, modelo que facilita el acceso a la tierra a los nuevos agricultores a través del arrendamiento de fincas adquiridas por la organización.

Centrándonos hoy en L’estoc, me gustaría resaltar como, de manera muy sencilla y con honradez, Jordi Mayals su impulsor, nos cautivó contándonos la evolución y desarrollo del proyecto desde sus inicios. Transmitía pasión por lo que estaba llevando a cabo, y una complicidad envidiable con todos sus trabajadores, colaboradores y voluntarios.

 

general_11

 

La empresa produce y vende muebles de diseño, ofreciendo oportunidades de empleo digno y estimulante a personas con discapacidad intelectual a partir del reciclado de materiales en desuso, reconvirtiéndolos en atractivos muebles de diseño y comercializándolos en su propio establecimiento. Utilizan materiales nobles, de gran calidad artesanal, con la tan especial característica que cada mueble no se puede repetir y va numerado.

Jordi Mayals, ingeniero agrónomo, quien trabajó durante años en gestión de residuos, vio la manera de hacer útil ese material que solo se utilizaba en una ocasión, para darle una segunda oportunidad. Al mismo tiempo, con el proyecto quiere dar visibilidad a las personas con discapacidad intelectual, que son las que con su trabajo manual dan nuevo diseño a los muebles, en el taller que se encuentra en el mismo lugar que la tienda. (C/ Almogàvers 225, en Barcelona)

 

lestoc_6

 

En el turno de preguntas, casi todas fueron para Jordi y su proyecto; muchos de los allí presentes queríamos conocer todos los detalles del negocio, de las posibles franquicias, de la expansión del negocio, etc. A él todo esto parecía sorprenderle, o al menos su cara indicaba cierto asombro. Imagino que cuando uno esta centrado en hacer bien lo que le toca, y sacar adelante un negocio relacionado con muebles en estos tiempos, donde no hacen mas que cerrar tiendas, lo que importa es el día día, y mantener la excelencia en lo que estas haciendo. Resulta curioso pensar, que pueda existir una tienda-taller, que sea competencia de Ikea, y que se mantenga. Además de estar presente en el panorama del diseño, y que lo tengamos como alternativa.

Personalmente, de L’estoc me gusta todo, el modelo de negocio, la oportunidad de ofrecer un empleo digno para un sector de la población que lo tiene difícil o imposible, la reutilización de materiales reciclados, los diseños de los muebles, la calidad del trabajo realizado, la honestidad con que se presentan, la calidez de los diseños y la responsabilidad social con la que esta concebida.

¡Gracias L’ESTOC por existir! ¡Y por inspirar mi blog!