Me hace mucha ilusión escribir hoy este artículo, ¡mmmmm! Después de cuatro días en Barcelona en el mayor evento del año de la Economía Colaborativa, el Ouishare FestBcn2016, tuve la suerte de encontrarme con gente maravillosa y hoy quiero hablaros de dos de estas personas. Ellas en esta ocasión no asistían como ponentes, ni en mesas redondas ni en talleres. Participaron en la organización del evento y como público. Suman su calidad humana a los proyectos en los que son fundadores. Estos serán empresas en breve y nos harán mucho más conscientes como usuarios y consumidores. Proyectos innovadores, con los que me sigo sorprendiendo: “¿cómo a nadie se le ha ocurrido antes llevarlos a cabo?”.

Adriá García cofundador de Greencustomers.net. Antes de explicar en qué consiste, indaguemos que es el internet de las cosas, IoT: viene del inglés Internet of things. Se trata de una red que interconecta los objetos físicos gracias a internet y qué dependiendo de los datos que se obtengan, el sistema ya programado previamente efectuará tareas. Algunos ejemplos serían el frigorífico que nos avisa cuando caducan algunos alimentos, o el cepillo de dientes que nos alerta de alguna pequeña caries.

nevera-iot

Greencustomer es una herramienta IoT de monitorización enérgica de habitaciones para hoteles. Es decir esta enfocada en la sostenibilidad turística para promover el ahorro. Con la información obtenida de los sensores de agua y luz instalados en las habitaciones generamos estadísticas que predicen costes, pudiendo planificar la tesorería y posibles averías para el hotel.

amangiri-hotel

El consumidor está incluido en la cadena de valor del hotel:

  1. puede elegir el hotel acorde con sus compromisos medioambientales
  2. durante su estancia controla en tiempo real sus consumos
  3. compartir sus logros con la comunidad y obtener posibles descuentos o promociones futuras.

 

Leire Iriarte es menuda y con unos ojos inmensos. Ella en el FestBcn2016 me contaba su proyecto y os aseguro que detecto cuando alguien está enamorada de lo que hace y Leire no tiene problema en que se le note mucho muchísimo.

ConSuma Consciencia es su proyecto, una plataforma que nos informa del origen y los procesos de fabricación, distribución y comercialización de los productos que consumimos. Es el lugar para conocer y y comparar cómo operan las entidades que ofrecen productos y servicios. De esta manera seremos más conscientes y podremos tomar decisiones responsables en nuestro consumo, para financiar los productos que queremos.

Esta herramienta es imprescindible para que no compremos exclusivamente por el precio y tengamos en cuenta otros ingredientes tan importantes como la proximidad –que genera menos contaminación–, el comercio justo –esquemas comerciales más equitativos para productores y consumidores, respetuosos con la dignidad humana–, o la producción ecológica –el no uso de agroquímicos, ni aditivos sintéticos y en lo textil que esté compuesta por fibras naturales–. Podemos elegir entre veinte indicadores para entender la manera de funcionar de las entidades.

lanasblog

En muy pocos años va a ser absolutamente obligatorio saber el impacto medioambiental y social de cada uno de los productos que están en el mercado y no solo el aspecto económico como venía siendo lo habitual.

Estos proyectos pequeños hoy serán muy grandes mañana, os lo dice una visionaria 🙂 . Su importancia reside en toda la información que nos ofrecen a los consumidores. Un recurso para que dejen –algunos– de ser tan pusilánimes y tomen responsabilidad sobre lo que compran cada día. Me siento más feliz cuando compro los huevos de gallinas cuyo productor comparte su proyecto conmigo, me enseña las fotos de su granja, se de donde proceden, etc. Me convierto en su socio acompañante, veo como crece su negocio, cuales son sus inquietudes y sus retos. Sé que escrito así parece muy idealista pero os aseguro que este es el futuro, ningún producto y negocio se mantendrá en el tiempo si no tiene unos buenos indicadores de sostenibilidad tanto en el aspecto social como medioambiental.

¡A consumir con consciencia y con ciencia 🙂 !